De Lama no produce maquinaria en serie. Cada unidad está diseñada para satisfacer las necesidades del cliente, tanto en lo que respecta a la producción y la carga, como a las necesidades del proceso, y teniendo en cuenta la geometría y la disponibilidad de espacio en la planta: una verdadera “adaptación industrial”.